Publicado el Deja un comentario

6 cortitas con Carlos Vargas Veramendi

La familia nos motiva con sus propias historias y cuentos desde niños. Al menos, así resultó para el escritor Carlos Vargas Veramendi, quién dió una entrevista a Calle de Libros para revelar momentos que marcaron su carrera y detrás de su libro “El sueño de Robinson”.

1. ¿Debido a qué publicaste tu obra literaria?

A mi gusto, interés, pasión, necesidad y locura por contar historias. Esto lo heredé de mi abuelo Robinson (de allí el nombre del libro) que solía contarme historias cuando era niño. Muchas de ellas no podían ser ciertas, pero eso no importaba, yo las imaginaba y soñaba algún día poder provocar en las personas el mismo efecto que Robinson provocaba en mí.

Eso me condujo a escribir mis primeros relatos cuando era adolescente pero jamás me la jugué por la literatura, quizá por la pobreza en la que vivía o la falta de agallas. La vida me fue conduciendo hacia otros caminos hasta que, en algún momento, luego de muchos años, pude lograr cierta independencia.

Era el momento de hacer con mi vida lo que realmente quería para ella. Entonces, renuncié a mi trabajo como abogado en el sector público y comencé a escribir de nuevo. En abril de 2017 creé mi Fanpage, publiqué mis historias y en menos de un año tenía más de veinte mil personas que seguían atentos mis relatos. Fue tan increíble, supe entonces que era el momento de publicar mi primer libro.

2. ¿Sobre qué nos cuenta “El sueño de Robinson”?

Son diecinueve cuentos y un juramento. Los cuentos son variados, hay historias de amor, de desamor, humor, drama, ciencia ficción y hasta un relato erótico. La idea era ofrecer al lector una explosión variada de sentimientos.

Son muchas las personas que me han dicho que con mi libro se han reído mucho y a la vez han llorado de pena; que han recordado con nostalgia ciertos episodios de su vida; que han reflexionado sobre algunos temas pues hay historias que hablan por ejemplo del aborto y la homosexualidad; que han echado a volar su imaginación y hasta hay quienes me dijeron que se excitaron con mi cuento erótico.

El sueño de Robinson. Un compendio de relato. Un compendio de relatos que, juntos, dan vida a una obra cargada de nostalgia, dicha y amor.

El sueño de Robinson

También, puedes pedirlo al (+51)956892070 por whatsApp o sms.

$15.00

Esa es mi mayor satisfacción, provocar intensas y distintas emociones. Y en cuanto al juramento, es un pacto que le hago firmar a mi lector antes de comenzar la lectura de mi libro. Les propongo convertirnos en amantes. Amantes del cuento, la poesía, la imaginación, entregarnos sin reservas ni ataduras a esa aventura literaria que empieza tanto para él como para mí.

3. Toda persona tiene sueños que cumplir, ¿cuál es el sueño de Carlos Vargas Veramendi?

Mi mayor sueño era publicar un libro, sueño que ahora es real y maravilloso, tanto que aún sigo pensando que sigo soñando. La mejor parte de este sueño son los lectores, quienes me escriben de diferentes partes del país para decirme cosas muy bonitas de mi libro. Hace poco viajé a Cusco y Arequipa y recibí muchas muestras de cariño.

Carlos Vargas Veramendi
Carlos Vargas Veramendi

Ahora viajaré a Piura donde mi libro se agotó en Crisol y me encontraré también con algunos lectores. Por eso te repito, estoy viviendo ahora mi mayor sueño. Y si me preguntas por mis sueños a futuro, te respondería que sería publicar mi segundo libro y cuando lo haga, de seguro mi siguiente sueño será el tercero y así sucesivamente.

4. ¿Cuál es el último libro que has leído?

“La senda del perdedor” de Charles Bukowski. Siempre me atrajo su estilo corrosivo y procaz, sumado a su exagerada vida. Leí varias de sus obras pero quise conocer a la persona detrás del libro. Por eso leí esa novela que es autobiográfica y narra capítulos desconocidos de su vida. Me fascinó especialmente aquel que fuera determinante para convertirse en escritor, si me permites quisiera compartirlo para los admiradores de Bukowski.

Su maestra de escuela dejó una tarea: Ir al discurso del presidente Herbert Hoover y escribir un ensayo de ello. Henry Chinaski (alter ego de Bukowski) no pudo ir porque estaba castigado por su padre. Sin embargo, esa noche cogió un papel y comenzó a imaginar cómo había sido el discurso. Con un verso florido y algo charlatán, describió ese momento, que incluyó la visita de un pájaro que descendió del cielo y se posó junto al presidente que le sonrió e hizo un gesto de saludo. En ese instante –como lo describe Bukowski- se apartaron todas las nubes y la luz del sol cayó directamente sobre su rostro, como si Dios quisiera también escucharlo.

Al día siguiente, la maestra detuvo la clase y leyó el ensayo de Chinaski que era el alumno más impopular, perdedor y víctima de abusos. Todos escucharon atentos, algunos maravillados por cada palabra que la maestra recitaba mientras Chinaski sentía todas las miradas de admiración sobre él. La clase terminó y todos se marcharon menos él, que fue detenido por la profesora. “¿Tú no estuviste allí, Henry? Él le dijo la verdad, que jamás había ido. “Eso hace que tenga más mérito” le respondió la maestra y le puso una nota alta.

Chinaski salió del colegio y esta vez nadie lo esperaba afuera para molestarlo. Caminó hacia su casa sintiendo que había descubierto lo que la gente desea y necesita para sus vidas: “mentiras maravillosas”. Las cosas en adelante iban a ser mejor para él y desde entonces nunca más dejó de escribir “mentiras maravillosas”.

5. ¿Cuál es el próximo proyecto literario que tienes?

Estoy escribiendo mi segundo libro, me falta poco para terminarlo. Será también de cuentos. Lo curioso fue que uno de ellos se extendió tanto que tal parece se convertirá en mi primera novela. Se llamará “Chuschi” que es el nombre del lugar donde se desarrolla la historia. El lugar existe, es un pueblo recóndito de Ayacucho. Estará ambientada a fines de los 70 cuando el lugar no tenía luz, agua ni calles asfaltadas y parecían estar castigados por el olvido y la miseria. En ese contexto, Santín y Killary, que son adolescentes, se conocen y se enamoran. Él es analfabeto, ella no. Y hacen un pacto, ella le enseñaría a leer y escribir y él, a cambio, la llevaría a conocer la ciudad que alguna vez visitó y quedó fascinado cuando era niño.

Cuando llega el día, deciden fugarse de noche y desaparecerse por dos días, era una locura pero estaban dispuestos a hacerlo. Pero esa noche, 17 de mayo de 1980, mientras ella lo esperaba en la plaza central, no solo sus vidas cambiarían, sino la de todos. Fue esa noche que un grupo de senderistas tomaron el pueblo y declararon la guerra al Estado. Ese día nació el terrorismo en el Perú.

A Santín lo secuestran y se lo llevan a la selva para su adoctrinamiento, él intenta fugarse pero después, luego de una serie de desgracias, él finalmente se convierte en terrorista y es capaz de defender hasta con su vida esa ideología.

Pasan diez años y él regresa a Chuschi para librar una batalla contra el ejército (recordemos que el gobierno tuvo que esperar diez años para recuperar el control de dicho pueblo). ¿Qué sucederá después?, ¿Qué reencontrará con Killary (pues nunca se supo nada de ella)?. Como pueden ver, comienza como una historia de amor pero da un giro para convertirse en una historia de sangre y terror.

6. La historia se oye muy interesante, ¿cómo surgió la idea de escribirla?

Surgió de la manera más casual e inesperada. Había viajado a Ayacucho en plan de turismo, pero la persona con quien fui, a quien le gusta mucho la historia, quería conocer Chuschi.

Te confieso que era la primera vez que escuchaba de ese lugar. Sé lo que fue el terrorismo, lo viví en carne propia cuando fui niño, pero no sabía que todo empezó en Chuschi. Al comienzo creí que ella estaba loca porque es un pueblo ubicado a cuatro horas de dificultoso camino y no posee atractivos paisajísticos.

Acepté acompañarla pero me arrepentí, sobre todo cuando nos quedamos más de una hora abandonados en plena carretera. Finalmente llegamos, recorrimos sus calles y conversamos con algunos pobladores. Al escuchar sus desgarradores testimonios, pasaron por mi cabeza tantas imágenes.

Ya por entonces tenía avanzada una historia de amor. Lo que hice fue fusionarlas y allí comenzó esta aventura llamada “Chuschi” que no sé aún hacia dónde me conducirá.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.